Archivo mensual: enero 2016

Dése vuelta y enfrente lo extraño: cambios en el mundo laboral

Muchos son los cambios que están ocurriendo en el mercado laboral. El mundo del trabajo de hoy no será el mismo que el que veremos en veinte o treinta años, como así también no era lo mismo hace cuarenta o cincuenta años.Existen argumentos a favor de una jornada de trabajo más reducida, al menos en algunos sectores del mercado laboral. El año pasado, Suecia llamó la atención de los medios porque se llevó a cabo un experimento de reducción de la cantidad de horas de trabajo en algunos puestos. Si bien no es algo que por el momento se vaya a generalizar para toda la fuerza de trabajo ya que se dispuso un año como período de prueba, es un planteo que ya esta posicionado en la agenda de ese país. Sin embargo, no todos los sectores políticos miran con buenos ojos la reducción de horas trabajadas, ya que para algunos implicaría una pérdida de ingresos. En Argentina existe un planteo similar de reducir la jornada laboral de ocho a seis horas, pero sería más plausible si se dispone de un período de prueba y habría que analizar en qué sectores implicaría un aumento de productividad una reducción de la jornada. No es que desde este humilde espacio nos encontremos en contra de la medida, sólo queremos resaltar que merece un análisis especial y cuidadoso: el mundo del trabajo de Argentina es muy diferente al de Suecia. El lector incrédulo puede buscar información sobre el mercado informal de un país y el otro y sacar sus conclusiones de que no son lo mismo.
Los cambios en el trabajo no sólo se basan en cantidad de horas trabajadas. Sino en cómo son utilizadas esas horas. Un estudio de Harvard realizó un experimento en la firma de servicios Boston Consulting Group en varias oficinas de Estados Unidos. En esta firma, se les exige a los empleados estar disponible las 24 horas, los siete días a la semana. En uno de sus experimentos, los investigadores le propusieron a los empleados tomarse un día por semana libre y en otro, disponer de una noche por semana libre sin contestar mails o mensajes después de las seis de la tarde. Para ambos experimentos, tras cinco meses de aplicación los empleados percibían una mayor satisfacción laboral, mejores perspectivas de carrera a largo plazo y mayor equilibrio entre trabajo y vida personal que aquellos que no participaban en ninguno de los experimentos propuestos.
Muchas otras investigaciones similares a la que acabo de comentar sugieren que, quizás, la manera de trabajar actual puede no ser la más productiva. Por ejemplo, el teletrabajo era algo que hace algunos años era considerado un ataque a la productividad, Ahora las perspectivas son otras. Se trata de relizar una prueba, y si eso concluye en mejores resultados, tanto para el empleador como para el empleado, ¿porqué no hacerlos definitivos?

Deja un comentario

Archivado bajo Spanish