Archivo mensual: octubre 2016

Links aleatorios

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Spanish

Cuando ellos critican

Vía Twitter encontré esta entrevista a Mariana Heredia en ElEconomista, socióloga y autora de “Cuando los economistas alcanzaron el poder”. No estoy en contra de los sociólogos ni de la sociología como disciplina social (fue mi alternativa de carrera cuando empecé a estudiar economía). Sin embargo, algunas cosas me llamaron la atención (los destacados son propios):

  • Se vuelve a poner a la inflación en el centro de las preocupaciones y a justificar ante la sociedad que son necesarias políticas antipopulares para poder resolver ese problema. Lo loco es que no siempre fue así. Argentina tuvo niveles de inflación parecidos a los de los últimos años pero no era visto como el programa más grave. Y además las recetas que se pensaban para resolverlo contemplaban que no impactara en el poder adquisitivo de la gente y que no generara mayores desempleo y pobreza. Según encuestas que aparecen en el libro, la inflación es un problema más de las clases medias y medias altas que de los sectores populares, que se preocupan por los precios y especialmente los de los alimentos. Pero están acostumbrados a tenerles más miedo a las políticas de estabilización, que tienen efectos más nocivos que la inflación misma.

    Es erróneo comparar la inflación de la economía Argentina de los últimos años con la inflación histórica sin tener en consideración la coyuntura. Si el país esta en el top 3 de países con mayor inflación, entonces se vuelve un problema. Si en un mismo periodo, la inflación es similar a la de los países de la región, la importancia de la misma como problema se vuelve relativa.
    La inflación es un problema más de los pobres que de las clases medias y altas, a la inversa de lo que plantea Heredia.  Las clases bajas tienen una alta participación en la informalidad laboral, lo que afecta los poderes de negociación por un salario actualizado por inflación. Las clases medias y altas tienen mejores posibilidades para mantener el poder de compra del salario y sus ahorros por un acceso más fácil a instrumentos financieros (ya sea por muy básicos que sean, como un plazo fijo, por ejemplo).

  • En el libro se muestra por qué no siempre se explicó la inflación de la misma manera. En los últimos años hay una vuelta asociar la inflación monetario y fiscal. En otros momentos se pensaba que la inflación tenía muchas causas.[…]En estos últimos meses esto cambió: volvimos a una explicación de la inflación que pone al Estado y a los costos laborales como los grandes culpables.

    Nunca se pasó de un enfoque de múltiples causas a exclusivamente un fenómeno monetario y fiscal como única explicación. Se trata de un reduccionismo de perspectivas importante.

  • Lo interesante de estos últimos años es que sin haberse descontrolado del todo la inflación se vuelve a poner a la estabilidad y eventualmente al crecimiento como un objetivo más allá de otras consideraciones sobre el bien común.

    Altos niveles de inflación generan distorsiones en los precios relativos. ¿Es estable una estructura en la cuál, por casi cinco años, hay importantes restricciones a las divisas  generando trabas a la actividad económica? Yo creo que no.

Vuelvo a aclararlo: no tengo problemas con los sociólogos. Se trata de una eterna discusión que tienen contra los economistas. Pero las críticas serían más valiosas y efectivos cuando tengan fundamentación desde la teoría económica y no sólo descansen en los problemas epistemológicos y/o de poder.

Deja un comentario

Archivado bajo Spanish